SIMIM NOTICIAS
Síguenos:
Domingo 29 de Noviembre, 2020
SIMIM NOTICIAS
Síguenos:

Gold Fields no puede acceder a 3,5 millones de onzas de oro y 39 millones de onzas de plata por Chinchillas chilenas

La compañía ha invertido 400.000 dólares hasta la fecha en el proyecto, incluidas varias encuestas de población que utilizan tecnología satelital para garantizar la supervivencia de las chinchillas.



Gold Fields productor de oro sudafricano podría acceder a 3,5 millones de onzas de oro ubicadas en una extracción minera al norte de Chile, si es que realiza una operación para capturar y reubicar una población de chinchillas de cola larga, las cuales además se encuentran en peligro crítico de extinción.

Esta pequeña colonia de 25 chinchillas de cola larga se encuentra actualmente en la naturaleza en algunas partes de Chile y están protegidas por la ley. Si bien el presidente ejecutivo de Gold Fields, Nick Holland, ya anunciaba en 2017 durante una Conferencia Minera Internacional en Ciudad del Cabo, menciono que los animales se encontraban entre los principales obstáculos que afrontaba la empresa en el proyecto “Salares Norte”, en la región de Atacama.

La licencia ambiental de Gold Fields para el proyecto de oro y plata dependía de encontrar una forma de mover chinchillas sin dañarlas. La Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) de Salares Norte, aprobada en diciembre de 2019, incluyó una propuesta para reubicar a los roedores a unos 4 km del lugar donde se encontraban.

Según las cifras de Gold Fields, las reservas minerales del proyecto Salares Norte se estiman en 3,5 millones de onzas de oro y 39 millones de onzas de plata.

El proyecto tiene una vida útil actual de 10 años, o 11,5 años si se consideran los recursos inferidos. La construcción estaba programada originalmente para comenzar en el último trimestre de 2020, con la primera producción en el primer trimestre de 2023. Sin embargo, las restricciones relacionadas con el coronavirus han afectado el calendario de inicio de las excavaciones.

Cabe señalar que las chinchillas de cola corta están siendo trasladadas a través de pequeñas trampas a un área que las heces y otras evidencias sugieren que alguna vez fueron parte de su área de distribución, según Luis Ortega, el gerente ambiental chileno que supervisa la remoción de roedores. Los animales son presa fácil: los cazadores de pieles pueden sacar a los roedores del tamaño de un conejo a mano de sus guaridas poco profundas, dijo Ortega.

“Usamos una trampa que se ceba adentro y se cierra cuando entra la chinchilla”, agregó. El dispositivo, una trampa Tomahawk, suena temible pero no letal. El cebo es una mezcla de almendras, cáscaras de nueces y hierba, con un edulcorante añadido que los roedores encuentran curiosamente irresistible: extracto de vainilla.

Asimismo Ortega, agrego que «De acuerdo con el proceso aprobado por el gobierno, se deben realizar dos intentos de capturar especímenes en cada área rocosa, cada uno con una duración de 10 días«. Si el intento no tiene éxito, la operación debe suspenderse durante 20 días antes de que se vuelva a intentar, para minimizar las molestias.

Imagen: Internet